Seis años de cárcel para Correa por los contratos de la trama Gürtel con Aena.

Artículo escrito por: Atlannet
27-05-2019

La Audiencia Nacional ha condenado este lunes a seis años y nueve meses de prisión a Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel de corrupción, por las irregularidades en 22 contratos firmados por sus empresas con el ente público aeroportuario Aena entre los años 2000 y 2002 y que sumaron 2,28 millones de euros. Se trata de la tercera sentencia dictada hasta ahora en el macrosumario Gürtel, tras la llamada Época 1 y la conocida como rama valenciana, que también se saldaron con condenas.

En la nueva sentencia conocida hoy, la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia condena también a penas de prisión al excontable de la trama, José Luis Izquierdo (tres años y tres meses); al director de Comunicación de Aena en aquellos años, Ángel López de la Mota (cinco años) y a su subordinado José María Gavari (cinco años). En la vista oral se analizaron delitos de prevaricación, fraude, cohecho y falsedad documental.

La sentencia considera probado que en el año 2000, Correa se puso en contacto con López de la Mota, que acababa de ser nombrado director de Comunicación de Aena, y a quien conocía por haber trabajado aquel en el PP. López de la Mota y Gavari acordaron con Correa o con personas a sus órdenes la adjudicación irregular de 22 contratos del ente público a las empresas de organización de eventos del líder de la red Gürtel. Entre ellas figuran los expositores de Aena en las ferias de turismo Fitur de 2001 y 2002 o el montaje de expositores en ferias de Barcelona, Londres, Valladolid o Madrid.

A cambio, las sociedades de Correa entregaron a los altos cargos distintos regalos, como viajes a Eurodisney, obras de reforma en domicilios o entregas de dinero en metálico. Las dádivas recibidas por López de la Mota ascendieron a 95.363 euros y las de Gavari a 168.119 euros, según la sentencia. Los sobornos eran gestionados y documentados por José Luis Izquierdo, el contable de la trama Gürtel, señala la resolución, de 200 folios.

Para otorgar a las empresas de Correa las adjudicaciones, los altos cargos vulneraron distintos aspectos de las leyes de contratos públicos. En algunos casos alegaron razones de urgencia para realizar la contratación directamente sin publicidad y sin concurrencia. En otros, invitó a diversas sociedades de Correa a la licitación a sabiendas de que formaban parte del mismo grupo. Además en los pliegos de condiciones se introdujeron criterios de adjudicación “marcadamente subjetivos” para facilitar que los encargos acabaran en manos de las empresas de Gürtel.

Madrid